Access

Club deportivo ELAN de Wadgassen (Alemania)

Transformación integral de centro de rehabilitación a gimnasio de alta calidad

El desarrollo de un nuevo concepto creativo de gimnasio no se encuentra entre las tareas cotidianas de un estudio de arquitectura. Además de los requisitos específicos de la arquitectura interior y el diseño, debe garantizarse el funcionamiento ininterrumpido durante la fase de construcción. La ingeniera diplomada especializada en arquitectura, Sigrid Arends, y su oficina, saarchitektur, se centraron en un diseño conciso, con apertura espacial y planificación integral a la hora de reformar el club deportivo ELAN de Wadgassen.

«Lo que es concebible también es factible». Así reza el credo de ELAN Sportclub GmbH. La creación de un entorno acogedor, junto con la imagen de un gimnasio de alta gama, requería una reforma integral del edificio existente. Inicialmente, este espacio situado en el centro del municipio de Wadgassen, en el estado de Sarre, albergaba un centro de rehabilitación con una zona de tratamiento fisioterapéutico, cuyo acceso se encontraba en la planta baja. Sigrid Arends desarrolló un acceso a través del sótano en estrecha colaboración con el cliente. Para dar lugar a un concepto de varias plantas, se logró conectar un total de tres alturas mediante escalones de diseño abierto de madera auténtica. Los sistemas de acceso de Wanzl fueron los elegidos para obtener una organización eficiente y visualmente atractiva de la zona de entrada, así como para separar los niveles de entrenamiento en las categorías Basic y Premium. El Galaxy Gate de la zona de entrada está colocado en línea con el mostrador de recepción, de manera que dirige la vista al logotipo de la empresa del operador que se encuentra en la parte frontal del mostrador. La iluminación natural, que se obtiene gracias a una gran lámpara en el techo y dos paneles de pared iluminados, proporciona amplitud a la habitación y, combinado con el tono negro DB 703 tan purista de la puerta de acceso, da lugar a una sutil tensión. Hubo que ampliar el techo existente durante la reforma. Se desarrolló un nuevo concepto para los aseos y los vestuarios del sótano y estas áreas también se renovaron completamente.

En la planta baja, se rediseñó totalmente la antigua sala de squash de dos plantas. El suelo de madera dio paso a los suelos de antracita para contrastar con el blanco de las paredes y las máquinas de entrenamiento. Los detalles en color violeta y verde claro dan mayor sensación de amplitud y convencen por su diseño claro. La altura del espacio se mantuvo inalterada. Sin embargo, para contrarrestar la impresión de vestíbulo y mejorar la acústica de la sala, se fijaron a los techos dos capas de dos metros de cubos flotantes fabricados con paneles perforados de aislamiento acústico. Los puntos en los que están integrados los cubos crean una iluminación armoniosa y uniforme. El nivel Premium de la primera planta se abrió a la planta baja y, por lo tanto, es visible desde abajo. La única separación la marca el Galaxy Port de Wanzl. Su cristal de seguridad ESG se integra discretamente con el diseño general.

Esto es lo que dice la arquitecta Sigrid Arends (saarchitektur.de):

Sra. Arends, ¿cuál fue el principal desafío para usted en este proyecto de construcción? 

Era la primera vez que nos encargábamos de un gimnasio. Desde el punto de vista de la planificación, los requisitos no son extraordinarios, pero su implementación tuvo ciertos inconvenientes. El local ya no cumplía con los requisitos del club deportivo ELAN, que buscaba convertirse en un club de gama alta. Por lo tanto, era necesaria una reforma integral. Sin embargo, hubo que implementar los cambios sin afectar el funcionamiento del espacio. Los usuarios cancelarían a toda prisa sus abonos si el gimnasio cerraba temporalmente. Por lo tanto, las máquinas de entrenamiento se trasladaron a las dos pistas de tenis adyacentes durante la fase de conversión. Se instaló una zona de aseos portátil. Por lo tanto, la fase final de la instalación de las máquinas requirió que cerráramos durante solo 14 días. Esto significó asimismo que los aparatos se entregaron ya durante la fase de construcción y que requerían el correspondiente espacio. Para tener en cuenta todos estos factores de manera simultánea, tuvimos que coordinar hasta 25 empleados de distintos gremios. ¡Ese fue, quizás, el mayor reto de todos!

Esto es lo que dice la arquitecta Sigrid Arends (saarchitektur.de):

¿Cómo describe su concepto básico de diseño para este proyecto? 

Nuestro principal objetivo era que los clientes sintieran que estaban en un espacio amplio. Con los techos altos, la luz diurna y los colores puristas no solo buscábamos lograr un espacio sencillo, sino un lugar que irradiara un determinado estilo de vida y amplitud. Vivimos una época en la que los límites entre la vida laboral y personal a menudo se desdibujan, y los amantes del deporte quieren elegir un gimnasio que se adapte a su propia percepción. En ello fue en lo que más nos inspiramos a la hora de pensar en el diseño. Además, el club deportivo ELAN se divide en dos áreas que deben estar claramente separadas, pero no podía ser a costa de la sensación de amplitud que buscábamos. Al integrar los cubos, un diseño claro y un sistema de seguridad discreto, logramos un resultado uniforme. Todos se sienten bienvenidos, ya sean clientes del programa Basic o Premium. ¿Por qué decidió trabajar con Wanzl? Enseguida acordamos con los clientes que íbamos a prescindir del clásico torniquete de acero inoxidable, sencillamente porque no encaja con la imagen que ELAN Sportclub GmbH tiene de sí misma. En nuestra búsqueda de alternativas, nos topamos con Wanzl. Además de la funcionalidad del Galaxy Gate, nos impresionó su diseño. Es elegante y, sobre todo, versátil, ya que Wanzl ofrece diferentes variantes de color para el recubrimiento de polvo de la carcasa de acero inoxidable. Con la solución en negro sobre el fondo brillante de la zona de entrada, conseguimos el ambiente de prestigio que queríamos. A nivel personal, nos satisfizo enormemente su profesionalidad y la comunicación fluida. Es la base de toda buena cooperación. Intercambiamos ideas activamente por teléfono y por correo electrónico y, además, nuestros socios visitaron dos veces las instalaciones para revisar la evolución y reunirse con ellos, lo que transmite fiabilidad y alta calidad a todos los niveles. ¡En definitiva, trabajar con Wanzl fue, sencillamente, divertido!